miércoles, mayo 27, 2009

Isotta Nogarola

En el congreso internacional Musulmanas, judías y cristianas. Las mujeres y las escrituras antiguas, celebrado en Sevilla del 20 al 22 de mayo, hemos tenido la oportunidad de conocer testimonios, nombres e interpretaciones interesantes sobre la presencia de la mujer en estas tres culturas.
Entre ellas hemos descubierto a Isotta Nogarola, nacida en Verona en 1418, una de las personas más representativas del círculo intelectual de Verona.
Según Carolina González Perancho:
"La pensadora veronesa comienza a ser conocida en 1435 a través de la relación epistolar que estableció con diversos intelectuales del momento, uso tan del gusto de la época en los círculos eruditos. Será precisamente la polémica correspondencia mantenida con el prestigioso humanista Guarino Veronese la que marque un antes y un después en la vida de la autora véneta. El rechazo, la humillación y la difamación a la que se verá sometida por el trato desdeñoso de la élite de doctos varones (entre ellos Veronese) y por parte también de las mujeres de la alta sociedad de Verona, la presionarán a abandonar sus aspiraciones de convertirse en miembro de la comunidad humanista. En efecto, su producción literaria se verá afectada por este hecho, pasando de los estudios propiamente humanísticos, de carácter clasicista, a temas esencialmente teológicos, único ámbito del saber permitido a las mujeres en aquel momento. No obstante, existen ciertos indicios documentados que nos demuestran que nunca abandonó completamente los estudios humanísticos. Como consecuencia de esta decisión, renunciará al matrimonio y se recluirá en su casa para consagrarse al estudio y la ascesis como"mujer pía", como monja doméstica.
Esta etapa de la vida de Isotta Nogarola se caracteriza principalmente por dos hechos fundamentales, como son la coincidencia con su momento de mayor productividad literaria y su profunda amistad con el noble veneciano Ludovico Foscarini. Será una figura esencial para la vida de santidad de la autora véneta, ya que la exhortará a una vida de verdadera devoción cristiana. Foscarini también se convertirá en interlocutor del más célebre de los escritos de Nogarola, De pari aut impari Evae atque Adae Peccato (1451). Muere en su encierro de Verona en 1466"

Nogarola estudia los textos bíblicos y se centra en las figuras de Adán y Eva para hablar de la distinta responsabilidad a la hora de cometer el pecado original que provocó la expulsión del Paraíso.
Así dice en unos fragmentos extraídos del artículo Isotta Nogarola: humanista y devota, de Margaret L. King y recogido en la obra La mujer del Renacimiento (AA.VV). Posiblemente traducido del original latino al inglés y posteriormente al castellano:

"Cuando Dios creó al hombre, desde el principio le hizo perfecto, y le dio una gran capacidad de comprensión y conocimiento de la verdad, y también una gran sabiduría..."

En cambio Eva "Débil e ignorante por naturaleza, pecó mucho menos, haciendo caso a la astuta serpiente, que Adán, que había sido creado por Dios con perfecta sabiduría y conocimiento, al escuchar la persuasión y la voz imperfecta de una mujer" (2:208-209)

Nogarola utiliza la idea imperante que existía en la época sobre la mujer para aportar una interesante visión del tema.
Más información. Rosa Rius Gatell: Isotta Nogarola. Una voz inquieta del Renacimiento