domingo, mayo 28, 2006

Contrato de maestras en 1923


Estos días ha llegado a nuestras manos un documento que lleva ya tiempo circulando por la red. Se trata de un Contrato para Maestras del año 1923 recogido, según el blog enredando en el libro de Michael Apple, MAESTROS Y TEXTOS, editado por Paidós en Barcelona en 1989. El libro es un estudio sobre la educación en EEUU, no en España, lo que no lo hace menos “llamativo” por supuesto; probablemente en España las maestras no dispondrían ni siquiera de contrato, puesto que, al no ser consideradas “personas jurídicas” difícilmente podrían firmar un contrato.


DOCUMENTO HISTÓRICO
Contrato de Maestras en 1923
Este es un acuerdo entre la señorita .......................................................... maestra, y el Consejo de Educación de la Escuela......................................por la cual la señorita .....................................acuerda impartir clases durante un período de ocho meses a partir del........................... de septiembre de 1923. El Consejo de Educación acuerda pagar a la señorita .....................................................la cantidad de (*75) mensuales.
La señorita.................................................................acuerda:
1.- No casarse. Este contrato queda automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa.

2.- No andar en compañía de hombres.

3.- Estar en su casa entre las 8:00 de la tarde y las 6:00 de la mañana a menos que sea para atender función escolar.

4.- No pasearse por heladerías del centro de la ciudad.

5.- No abandonar la ciudad bajo ningún concepto sin permiso del presidente del Consejo de Delegados.

6.- No fumar cigarrillos. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra fumando.

7.- No beber cerveza, vino ni whisky. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si se encuentra a la maestra bebiendo cerveza, vino y whisky.

8.- No viajar en coche o automóvil con ningún hombre excepto su hermano o su padre.

9.- No vestir ropas de colores brillantes.

10.- No teñirse el pelo.

11.- Usar al menos 2 enaguas.

12.- No usar vestidos que queden a más de cinco centímetros por encima de los tobillos.

13.- Mantener limpia el aula:
  • Barrer el suelo al menos una vez al día.
  • Fregar el suelo del aula al menos una vez por semana con agua caliente.
  • Limpiar la pizarra al menos una vez al día.
  • Encender el fuego a las 7:00, de modo que la habitación esté caliente a las 8:00 cuando lleguen los niños.
14.- No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios

La distancia hace que hoy lo veamos ridículo. ¿Verán ridículo en el futuro las próximas generaciones la utilización de la mujer en la publicidad de hoy en día? (Fijaos en las paradas de los autobuses para anunciar el Mundial de fútbol "La mejor delantera" Podéis imaginar la foto ¡a que sí!)

14 comentarios:

Anónimo dijo...

muy fuerte, ya lo enviaron a docencia.es

gnosys dijo...

Me parece que dentro de algunas décadas se reirán de nosotros por lo que tú dices... y y se horrorizarán por muchas otras cosas que hoy en día encontramos "normales" por verlas cada día en la televisión.

Anónimo dijo...

Puede que en un futuro no haya publicidad, puede que ni fútbol ... pero si la hay, ten por seguro que se seguirá utilizando el sexo como reclamo.

De lo que probáblemente se rian más es de nuestros miedos, nuestras "alarmas sociales" y de toda la moralina imperante en esta época.

Maria dijo...

¡¡Menos mal que he ido a mi Blogines antes de publicar en mi blog! A mí también me ha llegado por mail el mismo artículo y la verdad es que es muy significativo.
Recuerdo que el curso pasado un compañero lo trajo, "de verdad", había sido director en esa época y lo tenía en su poder.
¡¡¡Una reliquía!!!
Espero que dentro de unos años no se rían de nuestras prácticas educativas porque resulten tan paradójicas como ésta

Nieves dijo...

A mí también me llegó hace meses y me pareció tan curioso que le dediqué una columna en el diario digital siglo XXI.

La podéis ver en http://diariosigloxxi.com/noticia.php?id=10696 o en mi web www.nievesfernandez.com

Ana Echarri dijo...

Este contrato, como bien dice Juana enlazando al libro original, es de maestras en Estados Unidos; sería muy interesante conseguir un contrato de esa época en España. Si alguien lo puede conseguir, podría escanearlo y publicarlo.
Gracias.

Francisco Nicolás dijo...

No es sorprendente y seguramente, en nuestro país el contrato, si es que existía, debía ser fino también. Pero no se de que nos sorprendemos si hace muy, pero que muy poco tiempo, profesores y profesoras de la asignatura de Religión no fueron renovados en sus puestos por: divorciarse, salir de copas,...ya ni recuerdo los despropósitos utilizados. Para ciertos sectores de la sociedad existe una "moralidad tan férrea" que la protegen tanto para que no vaya a oxidarse, evitando así el más mínimo cambio.

MELI dijo...

Mi abuela fue maestra en esa época y creo que lo tenía asumido, porque si no hubiera existido esa normativa la habría redactado ella. Sirva de ejemplo, pero para tod@s: el machismo no lo inventaron nuestros maridos, sino nuestras suegras.

MELI dijo...

Por apresurarme, no leí el comentario de Ana E: yo lo tengo, claro. Os lo pasaré.

ana y tamara dijo...

no se que parecera en un futuro pero ahora mismo la mujer esta bien empleada y tiene la suficiente libertad para hacer lo que quiera y vestirse como quiera se le critica pero a la mayoria no le importa el que diran.

Anónimo dijo...

Me parecen que eran unos machistas y que tanto derecho tiene el hombre como la mujer
si la mujer quiere vestirse como quiera debe vestirse como quiera y si quiere pintarse pos que se pinte

Anónimo dijo...

Me parece muy bien que pongais eso po que asi los chicos se van a dar cuenta del machismo que había y que hay.Esperemos que esto ayude de que a ya menos machismo.

Marauder dijo...

No sé porque os sorprendéis tanto con este contrato. Simplemente pone por escrito las normas de decencia al uso en dicha época. A las maestras no se les perdonaba la más mínima salida de tono debido a que son consideradas modelos de conducta para los educandos (en este caso niñas). Además, si contextualizamos un poco más (EEUU en los años 20) se entienden aún mejor las medidas draconianas propuestas: son la reacción "bienpensante" contra el "caos" y la "pérdida de las buenas costumbres" que comenzaba a experimentar el mundo femenino.

Emilio dijo...

Pensad que es la misma época, y el mismo lugar de la prohibicion de beber alcohol: la promulgacion de la ley seca. ¿Se le ocurre hoy a alguien promulgar esa ley si no es por motivos economicos de sacar dinero a los multados?. Tambien era la época del comienzo del "descoque" de bailes tan atrevidos como el Charleston.
Cuidado con juzgar sin estar en el lugar, y en el momento.