lunes, octubre 20, 2008

El voto de la mujer

En un momento en que las decisiones tomadas por nuestros parlamentos son muy reñidas debido a la poca diferencia de diputad@s entre el partido del gobierno y la oposición, se están produciendo casos como el ocurrido días pasados en el Parlamento de Andalucía: el gobierno del partido socialista perdió una votación en el parlamento por la ausencia de cuatro personas, el presidente Chaves y tres diputadas (Verónica Pérez acaba de dar a luz por cesárea, Elia Maldonado se encuentra en Rusia para recoger a su hijo, otra estaba en sesión de quimioterapia y Chaves se encontraba con el Rey en la Zarzuela).
Hasta entonces no se han revisado las votaciones perdidas porque un diputado no acudió por encontrarse enfermo, por “perder el AVE”, por equivocarse a la hora de pulsar el botón, por estar en la Zarzuela con el Rey. Peeero ahora se ha perdido la votación por culpa de tres mujeres.
Se baraja la hipótesis de que las mujeres de baja maternal puedan votar desde casa electrónicamente. ¿Y l@s enferm@s? ¿Y los que están de viaje? ¿Y los que tienen una cita ineludible con el dentista?
Mejor sería que todo el mundo votara electrónicamente desde sus casas y el país se ahorraría un montón de dinero en dietas y traslados.
O, como oía ayer en una radio, se puede llegar al caso de que las mujeres en edad fértil no se incluyan en las listas (como ocurre en algunas empresas a la hora de contratar a mujeres), no vaya a ser que luego se queden embarazadas y perdamos una votación por su culpa. Pero entonces tendríamos que hacer una prueba de ADN, como algunas aseguradoras de EEUU, para conocer qué personas tienen riesgo de padecer enfermedades de cáncer o degenerativas que aparezcan cuando menos lo esperas y haga perder una votación a su partido.
¿Y si la persona que falta, de haber estado presente, hubiera votado en contra de su partido? Claro que eso no se da porque la “disciplina de partido” lo impide y si se produce te expulsan del mismo.
Entonces ¿qué más da que esté o no esté quien tiene que votar? Limítense a repetir los votos en función del nº de escaños que cada partido tiene en el parlamento y así volveríamos a la misma solución de antes: ahorraríamos millones de euros en dietas y transporte amén de discusiones bizantinas para seguir poniendo trabas a la incorporación de la mujer a la vida pública.
Busquen una solución consensuada, resuelvan los temas con el diálogo, tomen decisiones que beneficien a la sociedad en su totalidad y olvídense de esa visión a corto plazo que se reduce a tener simplemente un voto más que el contrario. Así nos va, permanentemente enfrentad@s.


4 comentarios:

Cristina dijo...

Muy bueno el artículo, y muchas gracias a tí.

Meli dijo...

Es q es lo q ocurre por dejar a las mujeres meterse en política, xD.
Q luego van y faltan a sus obligaciones más elementales x cuestiones intrascendentes tales como traer hijos a este mundo y alimentarlos en su primeros meses.
Qué cosas....

pedro dijo...

a mí lo que me parece pero es lo de la ausencia de chaves, qué quieres que te diga

Juana G. Linares dijo...

Por supuesto Pedro, pero su ausencia sí está justificada, las otras... como son mujeres...