sábado, junio 24, 2006

Historia de un beso apátrida

Un beso, metálico, corriendo de boca en boca desesperado, esperaba encontrar la sonrisa acorde al sentimiento sincero entre dos almas. Quizás es que el labio, escarmentado, ha decidido evitar aquello que duele. Otro día amanece y el beso sigue volando. Quizás tema extinguirse en el aire poluto. Quizás tema ser una partícula pura entre tanto detrito alado. Y mientras el beso mengua, las almas se alejan y se inflan con el orgulloso desconsuelo. Es un cáncer, un doloroso tumor, una plaga que afecta a todos. Se aísla el espíritu en desunión, mientras el beso vuela y se extingue, pues no encuentra labio al que adherirse, y muere su desconocido encanto en la brisa.

Texto de SuseKew. Imagen de Meli