domingo, junio 18, 2006

La tristeza


Dos poetas sudamericanos nos dan la versión de su tristeza:
Alfonsina Storni, argentina. Maestra y profesora de arte dramático, conocida tanto por sus poemas como por su trágica muerte (suicidio en el Mar del Plata). Su vida se adorna también con una aureola romántica por su azarosa vida, que incluyó un hijo de padre desconocido, lo que aumentó su leyenda de mujer libre y feminista. Sus viajes a Europa, en 1930 y 1934, influyeron en su obra poética. Sus libros de madurez son los más logrados: en ellos la experiencia amorosa se torna confidencia dramática, reflexión sobre la condición femenina y audaz sinceridad erótica para la época.
César Vallejo nació en Santiago de Chuco, un pueblo andino del Perú. Fue el menor de once hijos. Estudió en la Universidad Nacional de Trujillo. Interrumpió la carrera varias veces y trabajó en una plantación de caña de azúcar. Más tarde se trasladó a vivir a Lima, donde trabajó como profesor y se asoció con la bohemia y con miembros de la izquierda intelectual. Sufrió una serie de calamidades antes de publicar su primer libro de poemas "Los heraldos negros": Su madre murió en 1920 y después de volver a Santiago de Chuco estuvo apresado por 105 días, acusado de ser un presunto incendiario, caso en que se probó su inocencia.
Emigró a Europa, dónde vivió hasta su muerte en París en 1938. Está enterrado en el cementerio de Montparnasse.

Vidas paralelas, tristezas paralelas. Y dos muestras de ello:

VERSOS A LA TRISTEZA DE BUENOS AIRES (Alfonsina Storni)

Tristes calles derechas, agrisadas e iguales,
Por donde asoma, a veces un pedazo de cielo,
Sus fachadas oscuras y el asfalto del suelo
Me apagaron los tibios sueños primaverales.
Cuánto vagué por ellas, distraída, empapada
En el vaho grisáceo, lento, que las decora.
De su monotonía mi alma padece ahora.
-¡Alfonsina!- No llames. Ya no respondo a nada.
Que entre tus calles rectas, untadas de su río
Apagado, brumoso, desolante y sombrío,
Cuando vagué por ellas, ya estaba yo enterrada.

LOS HERALDOS NEGROS (César Vallejo)

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!
Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.
Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.
Y el hombre... ¡Pobre... pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.
Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

(estos versos de Vallejo siempre consiguen hacerme saltar las lágrimas)

1 comentario:

Almu dijo...

Al recordar la historia de Alfonsina y al leer el poema, ha venido a mi memoria una canción compuesta por Ariel Ramírez y Félix Luna, que va dedicada a ella. Ahí va la letra:

"ALFONSINA Y EL MAR"

Por la blanda arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más
y un sendero solo de pena y silencio llegó
hasta el agua profunda
y un sendero solo de penas puras llegó
hasta la espuma.
Sabe Dios que angustia te acompañó
qué dolores viejos calló tu voz
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas
la canción que canta en el fondo oscuro del mar
la caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Y una voz antigua de viento y de mar
te requiebra el alma
y la está llamando
y te vas, hacia allá como en sueños,
dormida Alfonsina, vestida de mar.

Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos harán
una ronda a tu lado.
Y los habitantes del agua van a nadar pronto a tu lado.
Bájame la lámpara un poco más
déjame que duerma, nodriza en paz
y si llama él no le digas que estoy,
dile que Alfonsina no vuelve.
y si llama él no le digas nunca que estoy,
di que me he ido.

Te vas Alfonsina con tu soledad...

Esta canción ha sido interpretada por muchos cantantes entre ellos: Mercedes Sosa, Miguel Bosé, Ariel Ramírez, Pablo Milanés, Andrés Calamaro, entre otros muchos, así como por Pasión Vega, que hace una versión muy buena.

Un saludo ;)
Almu