miércoles, abril 18, 2007

I Jornadas provinciales de coeducación

Hace días que tenía pendiente reseñar la conferencia que presentó José Ángel Lozoya Gómez, el día 21 de marzo con motivo de las Primeras Jornadas Provinciales de Coeducación en Sevilla, celebradas en Bormujos y organizadas por los CEPs de Sevilla y Castilleja.

José Ángel, antiguo coordinador del programa Hombres por la Igualdad, del Ayuntamiento de Jerez y miembro del Grupo Hombres de Sevilla, lleva más de veinte años estudiando el fenómeno de la igualdad entre chicos y chicas en distintos ámbitos.

Fue una conferencia interesante porque abordó el problema de la desigualdad centrándose en los chicos. Cómo todo el fenómeno de la igualdad está modificando las nuevas relaciones sociales y cómo los chicos, y los hombres en general, no solo no están asumiendo esos cambios, sino que están “quedando desvalidos” ante la falta de roles que los nuevos tiempos exigen.

Hizo un recorrido detallado describiendo el fracaso escolar de los chicos y llegó a la conclusión de que “la igualdad de oportunidades desaparece a medida que aumenta el nivel de escolarización”.

-Los chicos abandonan los estudios antes y con peores resultados que las chicas. Uno de cada cuatro chicos no consigue el título de la ESO. Mientras que las chicas titulan y promocionan más, hasta llegar a acabar la universidad una proporción de tres chicas por dos chicos.

-Se incorporan al mercado laboral sin la formación necesaria, pero siguen teniendo más posibilidades de encontrar empleo, aunque sea de peor calidad, que les permite rápidamente disponer de dinero para sus gastos y una moto. Sin embargo tendrán menos posibilidades de progresar en esos trabajos.

-Confían más en su capacidad emprendedora que en los títulos y perciben que los negocios y el dinero rápido son las vías más rápidas y seguras para subir socialmente. A ello contribuye la idea que se transmite en los medios de comunicación donde el esfuerzo y la constancia que requiere el estudio son menos valorados.

-Y, entre las chicas, en el ámbito escolar, los que fracasan en los estudios son bien valorados porque tienen más amigos y más experiencia.

Siguió analizando cada uno de los estamentos, la familia, la escuela y los jóvenes hasta llegar a la conclusión de que es necesario elaborar una “Pedagogía de género para la igualdad en la escuela” para abordar las nuevas situaciones que se están produciendo en nuestra sociedad.

Estamos en una sociedad de tránsito que debe conciliar los derechos de la mujer y la incorporación del hombre a esta nueva realidad en la que junt@s deban diseñar un nuevo espacio de convivencia donde se tengan en cuenta la igualdad de derechos así como las diferencias de cada colectivo.

Por ello José Ángel propone

“-Enseñar ya desde primaria a despertar el espíritu crítico y mostrar las ventajas de una relación igualitaria que permita encontrar a cada un@ su parcela de felicidad.

-Transmitir la necesidad de compartir y expresar emociones, así como la prudencia o la disposición a ponerse en el lugar del otro para resolver conflictos.

-Descubrir que la prepotencia, el despotismo, el maltrato o el uso de la violencia en la solución de conflictos pueden ser practicados por hombres o mujeres que se sientan con el suficiente poder para permitírselo y no por ser específico de su género”.

Es importante que este tipo de estudios se multipliquen y reflexionemos sobre ellos.