domingo, octubre 21, 2007

Trótula de Salerno

UNA por UNA

(por Rosa Natividad, asesinada por su pareja el 19-10-07)

Se desconoce la fecha de su nacimiento pero sí la de su muerte: 1097. Trótula, Trotula o Trotta fue una doctora educada en la Escuela Médica Salernitana, el primer centro médico sin conexión con la iglesia, donde se formaban tanto hombres como mujeres a través de los textos de Hipócrates, Galeno y Dioscórides que habían sido enriquecidos por los autores árabes y judíos.

En los círculos científicos las Damas de Salerno, entre las que se encontraba Trótula, tenían fama de médicas y estudiosas de la medicina. Fue autora de un libro titulado Passionibus Mulierum Curandorum, Las Dolencias de las Mujeres, donde trata de la menstruación, el embarazo, el parto, el control de la natalidad…

Defendía la necesidad de que las enfermedades femeninas fuesen tratadas por mujeres porque la enferma se sentiría menos cohibida ante otra mujer y porque ellas tienen mejor conocimiento del cuerpo femenino que los hombres.

Sus conocimientos están dirigidos al tratamiento de las dolencias y huye de las consideraciones morales que eran propias de los tratados contemporáneos. Trótula utiliza un lenguaje propio para referirse a las características del cuerpo femenino. Por ejemplo usa el término flores para referirse a la sangre menstrual: “flores que anuncian la posibilidad de fruto”; en los textos de la época el cuerpo de la mujer aparece contaminado y emana malos humores, ideas relacionadas con el concepto de pecado y de impureza.

Su libro aborda un amplio temario en sesenta y tres capítulos, entre ellos destacan: Sobre la retención del menstruo, Úlceras en el útero, Cómo se forma el feto después de la concepción, Sobre el parto difícil, Régimen de las mujeres embarazadas y parturientas, Sobre las mujeres gordas y flacas, El dolor de ojos… y así temas relacionados con la salud de las mujeres en sus distintas edades.

Su obra fue copiada y traducida a lo largo de siglos. Sus conocimientos del cuerpo femenino fueron utilizados por todos los estudiosos de la medicina, sin embargo muy pronto algunos copistas atribuyeron sus obras a su marido. En el siglo XV se negaba su existencia e incluso a principios del siglo XX se justificaba esa idea porque "en su lenguaje aparecen instrumentos quirúrgicos demasiado complicados y ninguna mujer escribiría tan explícitamente sobre cuestiones sexuales".

Es otra manera de matar a la mujer: negar su trabajo, su capacidad, su inteligencia, su historia.

Por eso desde aquí rescatamos su nombre y su aportación a la medicina.



3 comentarios:

Almu y Meli dijo...

¡Qué interesante! No nos imaginábamos que pudiera haber mujeres en aquel tiempo dedicadas a la medicina.

Ana Echarri dijo...

¡¡¡Espléndido artículo Juana!!, gracias por darnos a conocer a esta mujer.

Qué propio eso de achacar su obra a su marido. Aunque me temo que eso todavía sigue pasando.


En el campo de la medicina hay otras mujeres interesantes, incluso aquí en España; espero sacar tiempo para escribir otra biografía de mujer dedicada a la medicina.

Feministas Feas dijo...

Me encanto la biografia y la reflexión, mujer poderosa Trolula.