domingo, noviembre 30, 2008

Myriam Seco (Sevilla 1967)

Una por una
Al final de una semana llena de actividades de sensibilización sobre la violencia de género, volvemos a sobrecogernos con la noticia de la muerte de otra mujer: Mª José Peso, de 57 años a manos de su pareja. La situación es aún más grave porque el asesino, Maximino Couto, de 60 años, estaba cumpliendo una condena por malos tratos y llevaba una pulsera para impedir que se aproximara a su ex mujer. Pero, aprovechando un permiso penitenciario, mató a Mª José y se dirigió a buscar a su ex mujer, a la que afortunadamente no encontró, si bien hirió a una pareja de vecinos de la misma.

En su honor queremos destacar la labor de una joven que está llevando a cabo el sueño de su vida: ser arqueóloga.
Gracias a la selección de El País "Los cien del año" conocemos la figura de Myriam Seco, una de las egiptólogas mejor preparadas de la actualidad. Nació en Sevilla en 1967. Allí estudió Historia Antigua. Se especializó en egiptología en la Universidad de Tübinga (Alemania). Pronto comprendió que si quería dedicarse al mundo de la arqueología debía estudiar idiomas: hoy habla, además de español, alemán, francés, inglés y árabe. Realizó su doctorado nuevamente en la Universidad de Sevilla y muy pronto participa en campañas de excavación en el Mar Rojo, para lo que tuvo que realizar un curso de submarinismo, de un pecio del s. XVIII cargado de porcelana china. Más tarde trabajó en el yacimiento de Qaitbay, donde se encuentra el Faro de Alejandría, desde 1998 hasta 2004.
Formó parte de una expedición que recorrió el Nilo en toda su extensión.
Trabaja en Qurna, en el templo funerario de Amenophis III, el mayor templo de Tebas, de la XVIII dinastía, en el momento de mayor esplendor artístico. donde realiza campañas de tres meses, donde han encontrado los nuevos Colosos de Memnon, con un equipo internacional de 30 especialistas procedentes de diez países diferentes y unos 250 obreros locales.
Además dirige un proyecto arqueológico submarino español-libanés en Tiro. Se trata de la excavación en un pecio del s. V a.C., con un cargamento con un cargamento de estatuas de terracota, la mayoría de ellas femeninas con atributos que aluden a la fertilidad de la mujer. El equipo, formado por 9 especialistas, cinco españoles y cuatro libaneses, financiado por Cajasol y la colaboración de la Asociación de Amigos del Museo Arqueológico de Sevilla, la Real Academia de Bellas Artes de Sevilla, la Fundación Tres Culturas y el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.
Fuentes: Manu Guerrero.es
El Mundo.es