martes, julio 08, 2008

Premio T-Incluye

“El pasado viernes 27 se hizo entrega en Gijón de los premios nacionales T-incluye, galardones concedidos a las web pública, empresarial, de entidades sin ánimo de lucro y personal más inclusivas.
Se trata de la primera convocatoria de estas características en España, y los premios están promovidos por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (Plan Avanza Igualdad 2007) y el Gobierno del Principado de Asturias, con la colaboración del Instituto Asturiano de la Mujer y con la Fundación CTIC (Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación) como oficina técnica, en el marco del proyecto Web con Género, cuyo objetivo es alcanzar la visibilidad de las mujeres en Internet.
El primer premio en la categoría de Web Personal recayó en el IES Azahar de Sevilla, por su página web Coeducamos con TIC, confeccionado por las profesoras Juana García Linares y Ana Echarri Carrillo”.

En los últimos años se ha avanzado mucho en alcanzar la igualdad de derecho entre mujeres y hombres como demuestran las medidas aprobadas por el gobierno; sin embargo queda mucho por hacer y la educación escolar es un espacio donde hay que ir estableciendo los cambios de normalización en unas relaciones basadas en la igualdad. Pero esos cambios no pueden producirse solo en la escuela, la sociedad aún conserva una formación cultural heredera de siglos de desigualdades que se resiste a los cambios. La prueba la tenemos en las reacciones de los últimos días sobre el sexismo en el lenguaje a raíz de las declaraciones de la Ministra de Igualdad Bibiana Aído.

Y es que, como dice Juan José Millás, "da la impresión, por la virulencia con la que unos y otros exponen sus argumentos, que en realidad se habla de otra cosa. Y, en efecto, se habla de otra cosa. Se habla, por ejemplo, de si las normas gramaticales transmiten ideología, de si fijan comportamientos, de si reflejan posiciones".

Es evidente que el lenguaje no es inocente, refleja nuestro pensamiento y sirve para nombrar lo que existe o para dar existencia a las cosas nombrándolas; y lo que no se nombra directamente no existe o no se reconoce. Por eso es necesario incorporar en el trabajo de coeducación el esfuerzo permanente por NOMBRAR a las mujeres, su existencia, sus esfuerzos y sus aportaciones; es un acto de justicia para el 50 % de la población mundial.

Los obstáculos son muchos, pero el camino emprendido no tiene vuelta atrás y hay que hacerlo poco a poco y en compañía también de aquellos hombres que han comprendido que la igualdad nos fortalece, nos enriquece, tanto a mujeres como a hombres y nos abre un nuevo mundo de posibilidades que debemos explorar.

Desde aquí también hay que reconocer la labor realizada por las personas del claustro que forman parte de la comisión de coeducación, al profesorado, alumnado, AMPA y personal no docente que de una u otra manera colaboran en este proyecto.

Damos las gracias a iniciativas como éstas del programa T-Incluye que favorecen el lenguaje inclusivo en las TICs y a la comisión que ha tenido a bien seleccionar nuestro trabajo. Es una gran satisfacción ver así reconocido nuestra labor.

Y especialmente damos las gracias a Jorge Monferrer, asesor del CEP de Avilés, que aceptó amablemente recoger en Gijón el premio en nuestro nombre.

1 comentario:

José Aurelio dijo...

Absolutamente merecido.