domingo, noviembre 18, 2007

Josefa de Ayala (1634-1684)


UNA por UNA
(Desgraciadamente seguimos ampliando nuestra lista de denuncia por los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas. En este caso una mujer de unos treinta años, en Gran Canaria)

Josefa de Ayala nació en Sevilla en 1634. Fue hija del pintor portugués Baltasar Gomes Figueira que trabajaba en el taller de Herrera el Viejo. Fue su padre quien la introdujo en el mundo de la pintura desde muy niña. Su madre fue Catalina de Ayala y Cabrera, familia del pintor sevillano Bernabé de Ayala. Herrera fue su padrino y con él estudió hasta los catorce años en que se traslada a Óbidos, Portugal, con su familia. A los dieciséis años ingresa en un convento pero no llega a tomar los hábitos, abandona el convento y decide dedicarse plenamente a la pintura. Se trata de un hecho inusual en una mujer en esa época pero su determinación es clara. Muy pronto recibirá encargos de iglesias y conventos así como de la familia real para realizar retratos oficiales.
Su obra abarca más de cien cuadros entre los que predominan los religiosos, fruto de su estancia en el convento. Firmaba sus cuadros unas veces como Josefa de Ayala y otras como Josefa de Óbidos.
No se casó nunca pero su trabajo como pintora le reportó una buena fortuna que le permitió vivir independiente toda su vida.
Su reconocimiento como una de las artistas más importantes queda demostrado en su aceptación como miembro de la Academia de Bellas Artes de Lisboa.