viernes, mayo 30, 2008

Una buena noticia: Pilar Mateo

Los periódicos no siempre nos traen malas noticias de guerras, crisis, asesinatos… De vez en cuando un titular nos llena de esperanza y nos devuelve por un momento la fe en la humanidad.

Leo en las páginas de Público, del 26 de mayo, el extraordinario trabajo que ha llevado a cabo la científica española, Pilar Mateo, química valenciana, para atajar la enfermedad mortal “el mal de Chagas” Se trata de una enfermedad endémica en toda América Latina que afecta a 18 millones de personas y mata anualmente a 45.000 de ellas. Es una dolencia mortal, endémica en toda América Latina, que afecta a 18 millones de personas y mata anualmente a 45.000 de ellas. La enfermedad, el mal de Chagas, está provocada por el protozoo Tripanosoma Cruci, se transmite por un insecto hematófago, Triatoma infestans, conocido vulgarmente como la vinchuca, que se aloja en las grietas de las paredes, de los techos de las casas y que es de difícil erradicación.

Pilar Mateo ha inventado un tipo de pintura que, extendida por la pared, frena el desarrollo de las vinchucas. La pintura de Pilar Mateo se llama Inesfly y contiene pyriproxyfén, un regulador del crecimiento de estos pequeños animales. Pilar Mateo, cooperante de vocación, se trasladó con su invento a las comunidades afectadas para comprobar su viabilidad. Su trabajo con las mujeres la llevó a fundar el Movimiento de Mujeres Indígenas del Mundo que fue finalista del premio príncipe de Asturias de la Concordia de 2005.

El contacto con la realidad le hizo comprender la difícil solución del problema: la pintura no podía aplicarse a las paredes porque no había paredes, primero había que enfoscar esas chabolas para tapar todos los agujeros y grietas. El problema de la enfermedad es un problema vinculado directamente a la pobreza y ésta, como siempre, de justicia.

Pilar Mateo decidió dedicar su vida a trabajar en este proyecto y desde entonces su implicación ha sido total y ha demostrado que la utilización de esa pintura es sumamente eficaz al impedir el desarrollo de la larva del insecto que propaga la enfermedad. Hasta ahora enfermedades de este tipo se tratan de forma médica y con el uso de insecticidas, cuando lo mejor es la prevención mejorando las condiciones de vida de las personas.

El éxito de la pintura despertó el interés de una multinacional alemana que intentó comprarla “para no usarla” porque iría contra la industria de insecticidas que basan su negocio en la creación de resistencia en los animales. Ella se negó y, aunque la pintura está en fase de evaluación de la OMS, espera que pronto pueda comercializarse y ayude a atacar la enfermedad. Sin embargo, ella insiste en que la solución al mismo pasa por la erradicación de la pobreza y en eso son los gobiernos los que tienen toda la responsabilidad.

2 comentarios:

Tere Marin dijo...

En Argentina se dedican ayudas importantes a la investigación de los infartos de miocardio que se considera enfermedades de ricos pero sin embargo poco y nada a investigar el chagas que es enfermedades de pobres.
Un abrazo desde Argentina
Tere Marin

Carlos J. Galán dijo...

Esta noticia, que tú publicaste hace casi un año, a mí me había pasado desapercibida hasta hace poco. Cuando me enteré, me impresionó y me interesó.
He escrito este post:
http://carlosjaviergalan.blogspot.com/2010/02/el-vampiro-de-los-pobres.html
Un saludo.