viernes, enero 30, 2009

Obama lleva la igualdad a los salarios

Foto: Lilly Led-better aplaudida por Obama. (AP/Ron Edmonds)
A escasos días de su toma de posesión Barak Obama da muestras de su voluntad de hacer realidad su sueño. El primer día ha cerrado Guantánamo, ha optado por reducir la dependencia del petróleo, pretende retirar las tropas de Irak, intentará establecer nuevas relaciones con Irán, ha conseguido que el Congreso apruebe un plan de estímulo de la economía de 819.000 millones de dólares para hacer frente a la crisis; y ayer aprobó su primera ley como presidente prohibiendo la discriminación salarial.
La ley de equidad salarial es la culminación de la lucha llevada a cabo por Lilly Led-better, supervisora de la empresa de neumáticos Good-year, que descubrió, poco antes de jubilarse, que durante 19 años su empresa le había pagado un 40% menos que al personal masculino encargado del mismo trabajo. El caso llegó a los tribunales y a la Corte Suprema, que rechazó la demanda por no haber presentado la protesta dentro de los 180 días posteriores a su primera paga "discriminatoria".
La nueva ley de Obama enmienda aquélla y establece que esos 180 días son válidos mientras la desigualdad se mantenga. De esta manera han quedado eliminadas las restricciones legales para defender la igualdad de salarios.
Obama añadió que no sólo firmaba la ley en honor de Led-better, sino "en honor de todas aquellas que existieron antes que ella". Mujeres como su abuela "que trabajó toda su vida en un banco y topó con el techo de cristal pero siguió luchando", explicó. "Firmo esta ley por mis hijas", concluyó.

En España, según los últimos datos del INE, el salario medio de las mujeres se mantiene un 26% por debajo del de los hombres. Aunque en España disponemos de la Ley de Igualdad aún no ha llegado esa igualdad real al mundo laboral. Si bien es verdad que hay sectores en que no existe discriminación salarial como por ejemplo el caso de la educación, en otros, como los servicios profesionales, ejemplo la hostelería, la diferencia es muy grande.

Fuentes:
El País
Público